Seleccionar página

Para aproximarnos al fenómeno de la economía colaborativa podemos usar como referente la forma en que la define la P2P foundation, quien la señala como un nuevo modelo de intercambio económico caracterizado por la interacción entre el productor y el consumidor, conexión entre pares, y la colaboración. En algunas de las manifestaciones del modelo adquieren gran trascendencia las plataformas digitales como herramienta para su desarrollo, aunque no esté presente en todas las situaciones que se pueden considerar economía colaborativa.

La economía colaborativa se suele dividir en cuatro grandes segmentos: el consumo colaborativo; la producción contributiva; las finanzas P2P; y el conocimiento abierto. En artículos posteriores desarrollaremos los mismos. Pero volviendo a la introducción al tema.

Recuerdo que las primeras veces que escuché hablar del término vinieron a mi memoria algunos anuncios que de vez en cuando aparecerían en los tablones de mi época de universidad, principalmente para intercambio o venta de libros, y búsqueda de acompañantes para compartir coche y venir desde tal ciudad. Pues la economía colaborativa es lo mismo, pero el tablón de anuncios se puede ver en  casi cualquier parte de la Tierra. Representa elevar a la máxima potencia el intercambio entre iguales (peer-to-peer).

Todavía es un fenómeno que se está conformando y en el que queda mucho de analizar para poder asentar una definición universal sobre el mismo más allá de unos mínimos comunes. Y es que las posibilidades que ofrece el unir el flujo de ideas y su transmisión universal son muy poderosas, en especial en cuanto a sus manifestaciones basadas en el uso de las tecnologías digitales.

Algunos ejemplos de economía colaborativa que podemos encontrar ya en distintos ámbitos son: Respecto a espacios físicos, encontramos desde huertos compartidos, pasando por espacios de coworking para emprendedores, hasta alojamiento privado. En el transporte, desde el uso compartido del automóvil al taxi colectivo. Financieramente están los préstamos entre particulares. Y en bienes, desde intercambio de ropa hasta el bookcrossing.

Podemos resaltar algunos aspectos de la economía colaborativa que llaman la atención en la misma. Uno es su contribución a la optimización de recursos infrautilizados. Otro que la base de la relaciones entre iguales se basan en la confianza. Y finalmente, en lo económico, es la diversidad de situaciones que lo conforman, existiendo unas veces gratuidad, otras trueque y otras precio que genera un beneficio.

Incidiendo en la vertiente económica. Como todos los cambios, por un lado producen incertidumbre y por otro miedo en quienes pueden verse afectados, en especial en aquellos sectores de alta regulación administrativa. Los estados están reaccionando en diferente medida entre la regulación y la prohibición, a veces motivados por grupos de intereses económicos. Sin embargo no deja de ser una manifestación económica en que  “Papá Estado” pretende “sacar tajada”, especialmente en España donde pagamos impuesto sobre lo ya pagado en su día con sus correspondientes impuestos. Y es que la mayor parte de los estados no se oponen a que ejerzas tus libertades siempre que “pases por caja”, previo argumento de que es para financiar el estado del bienestar que es de todos. Para este fin más les valdría atajar la corrupción, los privilegios que existen a pesar de la igualdad jurídica,  y utilizar eficaz y eficientemente los recursos de que disponen.

Finalmente decir que la economía colaborativa contribuye al desarrollo sostenible ya que conjuga sus tres vertientes, la económica, la social y la medioambiental.

Independientemente que se esté a favor o en contra de este tipo de fenómenos, lo que sí es un hecho constatable es la fuerte repercusión que están teniendo y sobre todo la que pueden tener en un futuro en la concepción tradicional de la economía.

En próximos artículos seguiremos acercándonos a este fenómeno, que a buen seguro nos seguirá deparando noticias, nuevas formas de manifestarse, e intensos e interesantes debates.

¿Qué opinas de este fenómeno? ¿Crees que en los próximos años va a alcanzar una gran dimensión?

 

Fotografía: Por geralt CC0 Public Domain. [http://pixabay.com/es/service/terms/#download_terms], vía http://pixabay.com/