Seleccionar página

En 1897 William Randolph Hearts, considerado uno de los padres del periodismo amarillo, envió a Cuba al dibujante Frederic Remington para que retratase la “crueldad” española en la Provincia de Cuba. Al encontrar todo en calma y sin indicios de guerra inminente,  el dibujante escribió a su jefe para pedir permiso para regresar a los Estados unidos. Hearts, sin embargo, le respondió: “Usted facilite las ilustraciones que yo pondré la guerra”.

Pues esta anécdota describe, salvando las distancias, uno de los mayores riesgos que pueden darse en el desarrollo local: dirigir e imponer éste desde arriba. Encontrarnos con una figura que por su importancia pretenda dirigir los diferentes procesos socioeconómicos ofreciendo su visión y supeditándola a sus fines. Incluso aunque se tengan las mejores intenciones y una visión fidedigna del problema a atajar y de las soluciones a aplicar el dirigir el proceso sin contar con sus implicados es un error. El ilustrado lema “todo para el pueblo pero sin el pueblo” no es válido en pleno siglo XXI.

Los gobiernos que han dejado grandes cantidades de dinero en dinamizar un territorio pero que no han contado con su población han fracasado. Evidentemente si centramos el tema en nuestro entorno más inmediato veremos unos rasgos de participación que en entornos más alejados no encontraremos. Pero aún así existen algunos factores que pueden ser susceptibles de mejora.

Un error muy común puede ser el de pensar que el desarrollo local se logra “a golpe de talonario”, que dotando de infraestructuras a la población para que puedan desarrollar sus negocios ya está todo hecho. Se equivocan, cualquier política que no salga de escuchar a los interesados puede desviarse de las auténticas necesidades de los mismos.

No hay que perder de vista que cuanto más próxima es una administración a los ciudadanos más pronta respuesta esperan. Lo cual no exime que desde los ámbitos de decisión supranacionales a los locales deban de contar con los habitantes de los diversos territorios a la hora de diseñar sus políticas de desarrollo local.

Un ejemplo podemos encontrarlo en las diputaciones. Cuando una diputación escucha a sus ciudadanos, representados en cargos electos, responsables de Grupos de acción Local y al tejido asociativo, más posibilidades tendrá de desarrollar unas líneas de trabajo acordes a las necesidades ciudadanas. Si a esto le une el que sus técnicos de desarrollo local recojan las inquietudes del día a día del territorio en que trabajen, pues mucho mejor. Cuando una diputación atiende sólo a directrices políticas lo más probable es que gaste sus recursos y se encuentre con las naves de los polígonos industriales vacías (Si incluso habiéndolo hecho y debido a la actual crisis esto está sucediendo, qué decir de aquellos casos en que no se ha contado para anda con la gente).

Lo que es indudable en términos de sociedad democrática es que cuanto mayor sea el grado de participación de los ciudadanos mayor será la calidad democracia a la hora de tomar decisiones. Y lo que es más importante, la democracia que promueve la participación rebaja las tensiones sociales haciendo partícipe a la población de las decisiones, esto implica no sólo votarlas, también ser responsables a la hora de su cumplimiento.

Evidentemente dar participación no significa hacer cualquier cosa con la excusa de que la decisión se ha tomado por mayoría. Hay que respetar los límites que marque la legalidad y el destino con el que se haya dotado a unos determinados fondos económicos, son de obligado cumplimiento.

Con todo lo anterior no estamos hablando de otra cosa que de “gobernanza”, como forma en que los poderes públicos permiten la participación de la ciudadanía en la participación de las decisiones que les afectan. En futuros artículos desarrollaremos este tema que hemos introducido.

¿Consideras que se da suficiente participación a los actores implicados por parte de los poderes públicos? Si tu respuesta es que no ¿cómo lo solucionarías?

¿Has sido partícipe de algún proceso participativo de toma de decisiones? ¿Cómo fue tu experiencia?

 

Fotografía: Por geralt  CC0 Public Domain. [http://pixabay.com/es/service/terms/#download_terms], vía http://pixabay.com/