Seleccionar página
Mens sana in corpore emprendedor.

Mens sana in corpore emprendedor.

Vale que uno no ha sido nunca un deportista de élite. Incluso muchas veces he dicho “mens sana in corpore insepulto” en vez del “mens sana in corpore sano” que nos dejaron los romanos cuando a golpe de lanza obligaban a medio mundo a declinar el latín. Vale que en las fiestas patronales del pueblo no acudiésemos al tradicional partido de solteros contra casados, no fuese que se lesionase alguno de los jugadores y nos tocase sustituirle. Pero cuando estás en pleno emprendimiento, sentado todo el día, con la cabeza cargada de las mil y una cosas que por ella nos pasan,  llega un día en que de pronto echas de menos algo de lo que nunca has sido especialmente fan: la vida sana. Que aunque mayormente se suele asociar con hacer deporte lleva aparejado desde una dieta equilibrada hasta aquello que ayuda al bienestar mental.

Tanto por mi experiencia personal como por mis conversaciones con unos cuantos emprendedores es curioso que en algún momento echamos de menos realizar un poco más de actividad física. Para unos puede ser recuperar rutinas de paseo y para otros machacarse en el gimnasio, cada uno en función de cómo haya sido anteriormente. Pero todos acabamos necesitando tanto sudar un poquito como buscar pautas que nos relajen el estrés, ya sea real o incipiente.

Lo anterior no es más que reflejo de los cambios que se producen en la vida del emprendedor. Cuando el tiempo parece contraerse, al día le faltan horas, la mente está tan activa que te agota, o cuando surge la frustración al ver que no llegamos a todas las cosas que nos gustaría; o cuando sentimos que nuestros ojos y la pantalla del ordenador, y/o que la silla y la espalda son un solo ente junto con nuestro cuerpo, etc. Entonces estamos en el momento adecuado para reflexionar sobre cómo estamos antes de que el estrés nos lleve a un punto que nos complique la existencia.

El emprendimiento consume muchas energías y cuando nos centramos en emprender solemos perder de vista el necesario equilibrio de cuerpo y mente que debería ser obligatorio en nuestras vidas.

Y no es tontería empezar a afrontar el estrés viendo los síntomas del mismo y por supuesto las consecuencias dañinas que puede conllevar. A modo de ejemplos. Sufrimos alteraciones físicas (se dispara la tensión o las palpitaciones, y surgen ataques de acidez en el estómago), mentales (desde obcecarnos en pensamientos carentes de lógica a pérdidas de memoria), emocionales (asaltándonos fobias que hace unos meses nos parecerían absurdas) y fuertes cambios de carácter (mal humor y una facilísima habilidad para irritarnos por las cosas más nimias). En fin: juzguen ustedes mismos. Y como dice mi amigo Goyo: “Y no te extrañe que un día sin venir a cuento se te rompa un hueso”.

A lo largo de estos años he ido coleccionando diversos artículos en la materia. Así que me gustaría comentar algunas de las pautas que pueden ser interesantes, aunque no las únicas, para poder proclamar el “Mens sana in corpore emprendedor” que titula el artículo.

En primer lugar cuida el sueño. Los trastornos del sueño son habituales cuando se está en fases de excitación y es necesario tener unos mínimos de calidad en el mismo para funcionar bien al día siguiente. No se trata de dormir mucho ni poco, se trata de dormir lo suficiente. Da igual si utilizas técnicas respiratorias o cuentas ovejitas para relajarte y alcanzar el sueño. Y si te has visto en la necesidad de utilizar fármacos para dormir pásate a las infusiones.

En segundo lugar cuida tu dieta alimenticia. No se trata de ponernos a régimen sino de comer con moderación huyendo del exceso de grasas y de la ingesta de grandes cantidades de alimentos. Es muy importante hacer las cinco comidas diarias, teniendo especial cuidado en aumentar el consumo de frutas. Si ya sé que no siempre es fácil, que el cuerpo unos días nos pide no comer mucho y otras llenarnos. Pero recuerda que la clave está en dar al cuerpo lo que necesita.

En tercer lugar realiza ejercicios físicos de manera moderada. No es necesario convertirnos en deportistas olímpicos, pero sí de alcanzar un mayor bienestar corporal. Las opciones son muchas y variadas: ir al gimnasio, practicar deportes de equipo, salir a correr, o andar a buen ritmo entre 6 y 8 kilómetros, etc. Se trata de que cada cual busque aquellos que se ve capacitado para hacer. Tampoco hay que hacerlo todos los días, pero al menos dos días a la semana hay que intentar sacar ese ratito. Y si el estrés te agobia en demasía recuerda que el yoga también es un buen complemento para la actividad deportiva.

En cuarto lugar combate el desgaste físico y mental que supone pasarse horas y horas sentados al ordenador. Estamos enfrascados en nuestro proyecto, meditando sobre una idea y buscando valiosa información por Internet, y sin darnos cuenta han pasado cuatro horas sin levantarnos de la silla. Ese es el minuto en que nos empieza a quebrar todo el cuerpo; las tres horas y cincuenta y nueve minutos anteriores no lo habíamos notado, pero este minuto es mortal de necesidad. Ligeros masajes en los ojos, movimientos de cuello y levantarnos para hacer estiramientos pueden ser buenos aliados  para que el cuerpo no se nos agarrote.

También es recomendable separar el tiempo personal del  tiempo para el emprendimiento. Ya sé que cuando desarrollas tu idea ésta te absorbe, pero hay momentos en que debes centrarte en quienes están a tu alrededor. Estoy seguro que hay muchas personas que te aprecian (bueno y si no es así siempre hay alguien dispuesto para tomar una caña; o puedes apuntarte al club parroquial). Hay que relacionarse, cambiar de tema y reírse, aunque sea apuntándote a unas clases de risoterapia. Y no hay que olvidar moderar el consumo de tabaco y alcohol, pero también de café y otros excitantes.

Casi todo lo anterior pasa por establecer unas rutinas de conciliación en nuestras labores como emprendedores y las pautas que queremos desarrollar. Sé que no es fácil (soy un ejemplo). Tampoco se trata de aplicar de golpe y en bloque todas estas pautas a a la vez.  Si así lo hacemos lo más probable es que con las misma radicalidad con la que empezamos la usemos para desistir. Algo así como de un “¡A por todo!” pasamos a un “¡A paseo todo!”.

Contado así parece muy fácil, aunque la realidad es que exigen una gran fuerza de voluntad. Ahora les invito a marcarse unas pequeñas pautas e intentar cumplirlas. Yo prometo intentarlo.

 

¿Has sentido ese deterioro físico y mental? ¿Qué pautas has usado para combatirlo? Si te ha gustado comparte.

Nuevo año ad portas.

Nuevo año ad portas.

Llegamos al paso de un año a otro, finaliza el 2014 y comienza el 2015.  Para algunos un día más y para otros un día señalado. Fuera de cualquier consideración festiva, a nivel cronológico marca el fin de un periodo y el inicio de otro.

El fin de año es un buen momento, casi obligatorio, para hacer balance del año y desde Iniciativa Local lo estamos realizando. La primera sensación es la de un año de trabajo intenso, la puesta en marcha de nuestra Web en julio supuso meses de trabajo, no sólo estético. Tras la Web subyace un proyecto emprendedor novedoso basado en la ética de quienes participan del mismo enfocado a una visión del mundo centrada en las personas. Hemos querido contribuir con nuestras aportaciones de conocimiento vía Blog. Parece mentira pero hemos publicado 58 artículos en estos seis meses, con temática muy diversa: herramientas para empresas y para emprendedores, nuevas manifestaciones económicas, funcionamiento de organizaciones, etc. incluso derechos humanos, procurando en todo momento hacerlo desde el enfoque socioeconómico local. Todo ello con la intención de aportar valor a nuestros lectores.

También ha sido un año de continuo aprendizaje, tomando las enseñanzas de todas y cada una de las experiencias que hemos vivido y estamos viviendo. Tanto cuando las cosas nos han ido bien, pensando en perfeccionarlas, como cuando no han salido como deseábamos y hemos visto qué errores no volver a cometer. En esto nos gustaría dar las gracias a amigos, compañeros de profesión y a los lectores que se han puesto en contacto con nosotros. ¡Gracias a todos!

Para el 2015 el reto está claro: lanzar al mercado nuestros primeros productos. Para conocer de primera mano nuestros proyectos os invitamos a suscribiros a nuestra newsletter. Estamos ante un momento único con cambios que se suceden vertiginosamente, esto nos va a permitir innovar y trabajar con soluciones colaborativas sin perder nuestro objetivo de contribuir en la construcción de la economía local.

Y aunque ya se haya dicho antes en un día como hoy no nos cansaremos de repetir: ¡Feliz Año Nuevo! y a luchar por nuestros deseos. Y muchas gracias por seguirnos.

Una hormiga en París. (O cómo desarrollar una idea emprendedora).

Una hormiga en París. (O cómo desarrollar una idea emprendedora).

Hace unos meses tuve ocasión de asistir a una conferencia de Marc Vidal, donde aportó su experiencia, ideas y visión del mundo emprendedor, haciendo también alguna mención a su último libro Una hormiga en París. Sabía de la existencia del mismo porque sigo, entre otros, el blog de Marc Vidal. No obstante salvo unas breves reseñas desconocía el contenido del mencionado libro.

Sin embargo, y a pesar de mis recelos a todo este tipo de obras enfocadas hacía la “autoayuda empresarial”, decidí comprar la obra y leerla. Algo me decía que iba a encontrar algo diferente.

Lo primero que me llamó la atención es que no es el típico libro al estilo de ¿Quién se ha llevado mi queso?, La buena suerte, o El caballero de la armadura oxidada (este último si añadimos algo del plano emocional en vez del mundo empresarial). Con esencia de cuento hecho pare la reflexión Una hormiga en París es una experiencia real, contada en primera persona, con sus grandezas y fracasos. En el libro no hay ningún simpático ratón, ni caballeros reunidos por Merlín, hay un joven que se desea tener una experiencia vital y lo que iban a ser unos días en París se convierte en un apasionante proyecto empresarial.

El joven Marc acaba concibiendo un proyecto empresarial en que involucra a catorce músicos callejeros chinos, organizando su trabajo, promocionándolo, realizando experimentos para ver cómo funciona mejor su idea, etc. y todo con la finalidad de obtener y mantener mejores resultados.

Lo que Marc está haciendo es mostrar cómo es un proceso emprendedor, desde una visión hasta que la lleva a su máxima expresión. Momento en que debe quitarse la venda que te pone el desarrollo de una idea y debe decidir qué hacer con ella. Es un reflejo de la contingencia del hecho emprendedor. Pero esto no es fácil, no sólo tendrá que superar obstáculos, también afrontar fracasos en momentos en que previó éxito.

En el libro principalmente se muestran tres aspectos. Por un lado todo lo referente al desarrollo del producto, basado en la innovación. Por otro lo humano, desde la relación con los colaboradores a los clientes, pasando por los aspectos profesionales como por los lazos personales. Y finalmente, mi favorito, los miedos, no sólo al fracaso, también a la inacción. Y digo “mi favorito” porque tras los miedos vienen el afrontarles y la superación de los mismos.

Los diez capítulos que conforman el índice del libro dan una valiosa pista sobre el desarrollo del mismo: Perseguir tus sueños. Superar tus miedos. Analizar tu entorno. Innovar en la estructura. Innovar en el producto. Innovar en la cadena de valor. Innovar con el talento. Innovar en red. Innovar en el control. Y, finalmente, valorar tu esfuerzo.

Como se ve la obra gira en torno a la innovación, mencionando el autor la definición de Peter Drucker, para quien “Innovar es encontrar nuevos o mejorados usos para los recursos de que ya disponemos”. Esta frase realizada de modo continuo marcará la actitud del recién llegado a París.

Hay algunas sentencias en el libro que son demoledoras, no es cuestión de mencionarlas todas y desvelar el gusto de la lectura del libro. Aunque sí me gustaría mencionar una, que con otras palabras he utilizado  a lo largo de mi vida profesional, “la innovación sólo es innovación si el mercado la acepta”. Esto  que puede parecer una perogrullada tiene un trasfondo muy real a la hora de aplicarse al mundo de los negocios. Podemos tener el más novedoso producto y con las mejores prestaciones que si los clientes no lo compran es como que no hubiésemos hecho nada. Las razones de esa no aceptación pueden ser múltiples y de origen interno y/o externo; pero lo que sí está claro es que la aceptación por parte del público es la clave del éxito

No voy a destripar su lectura, sólo decir que Una hormiga en París es una forma diferente de hablar de innovación, marketing, organización de recursos humanos, temores, celebraciones de éxito, relaciones entre socios de una empresa, etc. esto es lo que lo hace valioso, es real como la vida misma.

Si te ha gustado el comentario sobre Una hormiga en París y deseas leerle te aconsejamos que lo adquieras en tu librería local más cercana, esas forman parte de tu paisaje cotidiano.

 

¿Has leído Una hormiga en París? Y si es así ¿qué destacarías tú?

 

 

 

Llega Iniciativa Local, una nueva forma de entender el desarrollo socioeconómico.

Llega Iniciativa Local, una nueva forma de entender el desarrollo socioeconómico.

¡Bienvenidos a nuestra Página! ¡Bienvenidos a nuestro Blog!

Estás ante el lanzamiento de Iniciativa Local, un proyecto emprendedor que a lo largo de 2014 configuraremos como empresa social, con la misión de promover y mejorar condiciones y procesos socioeconómicos locales, incidiendo en especial en los resultados productivos de los profesionales, empresas y organizaciones, desde una perspectiva sostenible, tanto en España como en Latinoamérica.

En un mundo donde la mayor parte de la economía es especulativa y supeditada a intereses que transgreden los intereses de las personas y la soberanía económica de las naciones, queremos hacer una apuesta por la economía real, la que está presente en el ámbito en que desarrollamos nuestras vidas, aquella que posibilita que los proyectos de las personas sean realizables y que permite que los territorios estén vivos y sean dinámicos.

Si, por un lado, eres profesional autónomo, empresario o emprendedor, y creas y apuestas por tu trabajo, o deseas mejorar tu proceso productivo y/o el de tu equipo humano, poner en valor los recursos de tu entorno inmediato para iniciar o mejorar tu actividad profesional, entonces éste es un sitio que te interesará seguir.

Si, por el contrario, lideras o gestionas una organización, pública o privada, o formas parte de su personal técnico, y tienes interés en la promoción económica y social de las personas y el territorio en que trabajas, necesitas reforzar el funcionamiento de tu entidad, o consideras que quieres optimizar tus conocimientos y recursos, entonces no dejes de prestarnos atención.

En ambos casos estamos seguros de que tu interés por nosotros irá incrementándose con el tiempo. Además, hemos concebido Iniciativa Local como grupo de trabajo abierto y colaborativo en torno a cuyo núcleo pivotan diferentes profesionales como tú que, de manera libre y comprometida, desean contribuir con su experiencia y talento al desarrollo socioeconómico local.

Desde este Blog vamos a analizar y explicar múltiples aspectos que inciden en la viabilidad de nuestras empresas y organizaciones sociales o institucionales. Esperamos aportar y canalizar conocimiento útil para las personas y entidades que protagonizan el desarrollo socioeconómico local. Inicialmente publicaremos dos o tres artículos de interés para las personas que desarrollan actividades económicas u organizativas, y progresivamente iremos incorporando nuevos instrumentos y publicaciones que estamos seguros contarán con tu interés.

Durante estos primeros meses de actividad, de forma paralela a la consolidación progresiva de nuestra actividad, iremos abriendo canales de participación e implicación de todas aquellas personas que sintáis compromiso con el desarrollo de los territorios y sus gentes.

Por el momento, y de forma inicial, os invitamos a participar de las preguntas abiertas con las que finalizaremos los artículos del Blog; si consideráis que podéis hacer alguna aportación interesante, o discrepáis de nuestras palabras, estamos abiertos al diálogo constructivo y razonado. Vuestra opinión nos interesa y nos importa.

Finalmente, no nos queda más que animar vuestra participación y seguimiento en las Redes Sociales. Y por supuesto que disfrutéis junto a nosotros, pues Iniciativa Local somos en definitiva todos, personas implicadas con el desarrollo y prosperidad del entorno que nos rodea.